¿Qué pasa si mientes en el cuestionario de salud para el seguro de vida?

No es raro mentir un poco en el cuestionario de salud cuando compramos un seguro de vida. Para preguntas sobre el tipo ¿Está tomando algún medicamento? ¿Cuánto alcohol bebes? … Ser honesto es tan difícil como nos pregunta nuestra madre. Pero ojo, la intención de engañar puede liberar a la compañía de seguros de la indemnización del asegurado o de sus herederos en caso de emergencia.

Al contratar un seguro de vida, la gran mayoría de aseguradoras entregan al cliente un cuestionario que debe cumplimentar antes de firmar el contrato, o realizan una entrevista telefónica que queda grabada.

El asegurado puede mentir todo lo que quiera en el cuestionario de salud, pero si hay que desembolsar el capital asegurado, la empresa comprobará si está obligada a hacerlo o si existe alguna carencia que lo exima. Y una de las razones de la exención será que mintió en el cuestionario de salud.

Este cuestionario de seguros de vida no es un requisito legal, pero las empresas a menudo quieren saber qué tan alto es su riesgo con cada cliente. En cierta medida, la Ley de Contrato de Seguro protege el derecho a conocer el estado de salud del asegurado si su artículo 10 establece que “el tomador del seguro está obligado a explicar al asegurador, antes de celebrar el contrato, el cuestionario que presenta, todo las circunstancias que él conoce que pueden influir en la evaluación de riesgos.

Miente en el cuestionario de salud

Las preguntas que suelen plantearse en un cuestionario de salud incluyen lo que las aseguradoras denominan «datos interesantes», como peso, altura, hábitos de vida, adicciones … También hay preguntas sobre síntomas como mareos, dolores de cabeza, convulsiones, etc. El cliente Se le pregunta si ha sido ingresado alguna vez, si ha planificado una operación, si padece enfermedades secundarias o determinadas enfermedades cardiovasculares, respiratorias, digestivas, dermatológicas, psiquiátricas … u otras. También debe informar sobre la medicación que está tomando.

Estas preguntas no se consideran una invasión de la privacidad, sino más bien la forma en que las aseguradoras evalúan el riesgo que asumen al asegurar a un cliente. Por supuesto, no se les permite hacer preguntas sobre asuntos privados como la orientación sexual.

Si alguien no se ha hecho un análisis de sangre en su vida, no sabe cuál es su nivel de colesterol, y muere de un infarto dos días después de firmar la póliza, se puede argumentar que el fallecido no lo sabía; Sin embargo, si su historial médico muestra que estaba tomando medicamentos, tenía sobrepeso y se sometía a exámenes regulares, es probable que mintiera en el cuestionario de salud.

Por el contrario, incluso si el cliente responde con sinceridad, siempre puede haber enfermedades que no conocía o trastornos mentales que no conocía. Y no pasa nada. Lo único que acecha la ley es el engaño.

Nunca debe mentir sobre el cuestionario de salud. Tienes que decir la verdad. La empresa evalúa el riesgo y lo rechaza si el cliente no cumple. Pero siempre es mejor estar informado lo antes posible después de tener una póliza de seguro de por vida. ¿Qué pasa si creemos que nuestros seres queridos tienen un futuro seguro, esto no es cierto? ¿Qué pasa si nosotros mismos tenemos una discapacidad y la compañía de seguros no responde porque creen que mentimos en el cuestionario de salud?

Tengamos en cuenta que este hecho, que se encuentra en el cuestionario de salud, es uno de los motivos más habituales de siniestro entre aseguradores y asegurados.

No es una mera formalidad

El cuestionario de salud no es un mero procedimiento y puede tener impacto. Es importante para la empresa y para el asegurado. El mismo artículo de la Ley de Contrato de Seguro, antes citado, establece que «si el asegurador no presenta un cuestionario de salud al asegurado, no podrá invocar ninguna circunstancia relacionada con la falta de información sobre el riesgo del asegurado».

Por un lado, esto significa que la empresa no puede pagar una indemnización si el cliente ocultó a sabiendas enfermedades o patologías. Por otro lado, sin embargo, no puede acusar al cliente de engaño, intención, intención maliciosa o de haber mentido en el cuestionario de salud si no ha solicitado información.

Por otro lado, el cliente no está obligado a decir más de lo que pide. Es decir, si no reporta alguna patología que no se le preguntó, la empresa no puede alegar que no fue notificado.

Otro caso es que cuando los empleados bancarios contratan un seguro de vida, ingresan los datos ellos mismos en lugar del asegurado para otorgar un préstamo o sacar una hipoteca. Está claro que este cuestionario no tiene validez en caso de siniestro: la empresa tiene que pagar porque no puede reclamar que el asegurado esté en el cuestionario de salud.

El cuestionario debe estar firmado y también firmado por el asegurado. De no hacerlo, significa que la aseguradora no siguió el procedimiento, por lo que no hay forma de que pueda reclamar que le mintieron en el cuestionario de salud.

Este documento es muy importante para las reclamaciones de seguros. En caso de que la aseguradora no complete el cuestionario de salud, este es su problema y no puede dejar de pagar.

El chequeo médico

Como regla general, las aseguradoras requieren un cuestionario de salud, pero en ciertos casos también pueden requerir que sus clientes se sometan a un examen médico. Este puede ser el caso si el futuro asegurado quiere contratar un seguro de vida por un capital elevado o si es mayor de edad, lo que significa una mayor tendencia a la enfermedad y más problemas de salud.

En ningún caso el cliente tiene que pagar el examen médico.

Otro método que utilizan algunas aseguradoras es que un médico de la empresa haga las preguntas del cuestionario médico, a veces por teléfono.

De todos modos, nuestro consejo es que nunca mientamos en el cuestionario de salud. En caso de duda, déjese asesorar por corredores de seguros expertos como nosotros, que trabajan con todas las empresas. Cuéntanos tu caso y te asesoraremos sobre lo que es mejor para ti y tus herederos. Estamos aquí para ayudar.

Deja un comentario